domingo, 5 de abril de 2015

Érase una vez ...Caperucita en Manhattan

¿Eres ya demasiado mayor para leer cuentos?

Seguro que piensas que sí. Sin embargo, nada es lo que parece. Los cuentos infantiles son más profundos de lo creemos. Cuando somos pequeños sólo nos entretienen, nos atemorizan o nos hacen soñar..., sin que nos demos cuenta de que nos van enseñando. Pero, si transcurrido el tiempo, cuando maduramos un poco, volvemos a asomarnos a estos cuentos y los miramos con atención, veremos más cosas.


 
“Caperucita en Manhattan” es ya desde su propio título, la transposición de un cuento de hadas tradicional al mundo moderno.Martín Gaite construye una historia para todas las edades con una perfecta mezcla entre realidad y fantasía.



 "Le ponía un impermeable rojo de hule, lloviera o no, y le daba la cesta tapada con una servilleta de cuadros blancos y rojos. Debajo de aquella servilleta iba la tarta.
- Anda, hija, llévasela tú. A la abuela le hace más ilusión que se la lleves tú."
Y cuando se dirigía hacia la casa de su abuela oía...

¿Qué nos cuenta? 
  
Sara Allen es una niña que vive en Nueva York. Forma parte de una familia sencilla que vive en el barrio de Brooklyn. Su padre es fontanero y su madre, Vivien, cuida ancianos durante las mañanas en una residencia. Sara es lectora empedernida y tiene una imaginación voraz que la lleva a inventar historias protagonizadas por ella misma, a dibujar, a inventar un vocabulario nuevo... Sara tiene una fantástica abuela a la que adora, Rebecca, que en su juventud fue actriz y que es una mujer librepensadora, divertida y vitalista. Todos los sábados la madre, mujer miedosa y convencional, lleva a la niña, vestida con su bonito anorak rojo, a Manhattan a visitar a su abuela y a  llevarle una suculenta tarta de fresas cuya misteriosa receta nunca ha salido de la familia. Si su madre mira al mundo exterior con recelo, Sara lo hace con interés, deseando conocerlo todo.
Cierto día los padres se ven obligados a abandonar la casa y dejar a Sara a cargo de unos vecinos por unos días. Sara se escapa y decide ir a Manhattan ella sola para llevar tarta a su abuela.         
En el metro conoce a Miss Lunatic, cuando estaba llorando llena de remordimientos. Miss Lunatic es una vagabunda extravagante y se hacen amigas. Ella será la introductora de Sara a través de su viaje iniciático por el “bosque” neoyorquino. Más adelante Sara conoce al triste Mister Woolf, pastelero millonario y codicioso que pretende apoderarse de la receta de la estupenda tarta de fresas y para ello pretende engañar a la niña convenciéndola para que vaya a casa de la abuela en su limusina dando un largo rodeo que le facilitará a él ir por el camino más corto y conseguir la receta. La historia, a diferencia de las historias fantásticas que terminan recuperando la realidad y que tanto disgustaban a Sara, termina dentro del mundo de los sueños: Mister Woolf acaba bailando con la abuela,de la que fue secreto admirador cuando era actriz, y Sara utiliza una misteriosa moneda que le ha dado Miss Lunatic para llegar a la estatua de la Libertad donde intuimos que podrá vivir extraordinarias aventuras. 

                  ¿Qué nos enseña?
  
El libro plantea la búsqueda de la libertad y de la identidad personal.

" A quíen dices tu secreto, das tu libertad "  

" No te hice ni celeste ni terrenal / ni mortal ni inmortal con el fin de que fueras libres " 

“Para mí vivir es no tener prisa, contemplar las cosas, prestar oído a las cuitas ajenas, sentir curiosidad y compasión, no decir mentiras, compartir con los vivos un vaso de vino o un trozo de pan, acordarse con orgullo de la lección de los muertos, no permitir que nos humillen o nos engañen,  no contestar que sí ni que no sin haber contado hasta cien como hacia el Pato Donald…Vivir es saber estar solo para aprender estar en compañía, y vivir es explicarse y llorar… y vivir es reírse.”



 “Para mí la única fortuna (…) es la de saber vivir, la de ser libre. Y el dinero no libera (…). Libertad y dinero son conceptos opuestos. Como lo son también libertad y miedo.”

           ¿ Qué lugares aparecen?



          ¿Qué obras literarias aparecen?
 
 Sobre Carmen Martín Gaite:

Fue considerada una de las principales representantes de la generación de narradores de la posguerra civil española, junto con Ignacio Aldecoa y Rafael Sánchez Ferlosio, quien fuera su esposo. Su extensa bibliografía se reparte entre cuentos, novelas, teatro, ensayo y hasta guiones televisivos.



¿Cómo imagináis que terminarían los personajes? ¿Cómo terminarían la abuela y el señor Woolf? ¿Seguiría Miss Lunatic viviendo en la estatua? ¿Y Sara, cómo te la imaginas de mayor?

18 comentarios:

  1. María Durán Caballero6 de abril de 2015, 9:24

    La abuela y el señor Woolf bailaran durante todo la noche y pasearan por todos los lugares de Manhattan e irán a todos los teatros, mientras que Miss Lunatic, desde lo alto de la estatua, observaba con asombro lo inmensa que es Manhatttan al lado de su inseparable carrito al cual añadió nuevos objetos con unos de los cuentos favoritos de Sara. Mientras tanto Sara se encontraba en un mundo de fantasía en el que todos sus cuentos favoritos cobraban vida y podía pasar de la mano de Alicia, tomar té con el sombrero loco y con todos sus amigos.... Sara crecerá en aquel mundo y su abuela, el señor Woolf, Miss Lunatic, sus padres... vivieran junto a ella donde crecerá feliz y seguirá como cuando era una niña soñado y viajando sin salir de aquel mundo, pero siempre feliz y solo salia de aquel sueño cuando quería ver lo maravillosa que es Manhattan al lado de su buena amiga Miss Lunatic.

    ResponderEliminar
  2. Belén García Caballero 2ºB6 de abril de 2015, 9:59

    Cuando Sara llego se encontró a Miss Lunatic sentada en una pequeña mesa que había en el centro. Estuvieron hablando durante un tiempo pero ya era demasiado tarde y Sara se tenia que ir de vuelta a su casa para que su abuela no se preocupaba. Se despidieron con dos besos en las mejillas.
    Cuando llego a su casa su abuela se estaba besando con Mister Woolf. A los 7 meses se casaron no fue una boda muy grande ni con muchos invitados pero fue muy bonita. Respecto a sus padres están muy felices, ahora la madre de Sara trabaja con Mister Woolf y desde que trabaja con el y realiza su trata de fresa los clientes han vuelto a comerla y ya no se quejan de ella. A Sara le han prometido que cuando tenga la edad suficiente se hará cargo de su negocio y a ella le hace mucha ilusión.
    FIN

    ResponderEliminar
  3. Andrea González Jurado 2ºA8 de abril de 2015, 7:37

    Me imagino que la abuela y el señor woolf serían muy amigos. La abuela se mudaría a Manhattan y sería vecina del señor woolf, así podían verse todos los días y pasar buenos ratos juntos. Miss Lunatic seguiría viviendo en la estatua, porque a ella le gustaba vivir de esa manera (saludando a gente desconocida y haciéndole feliz, etc). Sara de mayor sería alta y muy simpática. Trabajaría en una biblioteca ya que le gustaba tanto los libros de fantasía. Iría a visitar como siempre cada viernes a su abuela y de paso al señor woolf. Llevaría la tarta de fresa que siempre hacia su madre (ya aprendida por ella) para que la abuela se la tomara. También se pasaría a ver un rato a Miss Lunatic y algún día que otro irían al bar donde fueron la primera vez que se conocieron.

    ResponderEliminar
  4. Mercedes Jurado 2º B11 de abril de 2015, 3:12

    Yo me imagino que Sara llegaría hasta la Estatua de la Libertad y, como sus padres volverían en una semana a Brooklyn, ella aprovecharía y se quedaría con Miss Lunatic, que pensaba quedarse allí y esperaba que Sara la visitase de vez en cuando. Su abuela y el señor Woolf vivirían juntos y Sara sería una chica muy lista e iría a visitar a Miss Lunatic siempre que tuviese ocasión.

    ResponderEliminar
  5. Marta Díaz Onieva11 de abril de 2015, 5:26

    Me imagino que para empezar la abuela y el señor Woolf acabarían juntos, la abuela le daría la receta al señor Woolf y juntos llevarían el negocio de las tartas .Sara acabaría entrando dentro de la alcantarilla y llegaría a la estatua de la libertad, pero lo que pasa es que esta inversa en un sueño del que nunca se despertará porque del golpe que se dio en la cabeza se quedo en coma. Ella seguiría inversa en un sueño en el que vivía con miss Lunatic en la estatua de la libertad y vivirían muchas aventuras.
    Miss Lunatic no seguiría en la estatua, vivió en el hospital con Sara hasta que se murió. Sara nunca llegaría a ser mayor por el simple hecho de que estaba en coma. Los padres de Sara se estarían echando la culpa todos los días de su vida por el coma de su hija hasta que se divorciaron y empezaron a vivir su vida por separado.

    ResponderEliminar
  6. Belén García Caballero 2ºB11 de abril de 2015, 9:27

    Cuando Sara entro en la estatua de la libertad, encontró con Miss Lunatic que no dudo nada en correr y abrazarla. El abrazo duro varios minutos, parecía que no se habían visto durante varios días incluso diría que años. Estuvieron hablando de Mister Woolf y de su abuela, las dos pensaron que ahora mismo estarían declarándose su amor. Al cabo de un par de horas decidieron que sería mejor idea volver a casa, como era muy tarde Miss Lunatic decidió acompañar a Sara para que no tuviera que ir sola, porque quien sabe qué tipo de gente hay a estas horas en la calle. Llegaron al portal de su abuela donde se despidieron, Sara subió las escaleras, abrió la puerta y se encontró con las caras de Mister Woolf y de su abuela muy preocupadas, ya que pensaron que le había pasado algo malo. Mister Woolf le estaba gritando a Peter, el chofer que le había traído. Después de mucha discusión todo quedo en orden. Ahora todos son felices, Mister Woolf se casó con su abuela, los padres de Sara están más unidos que nunca y respecto a Sara, bueno ella ahora va todos las semanas a ver a sus abuelos a Manhattan.
    Fin

    ResponderEliminar
  7. Marina Aguilera 2B11 de abril de 2015, 10:16

    Como el final del libro fue un final abierto,me quedé con ganas de saber más ya que el libro me gustó bastante. Me imagino a Miss Lunatic viviendo en la estatua , llevando una vida normal , Sara de mayor haciendo realidad todos los sueños que tenia de pequeña , yendo todos los sábados sola a casa de su abuela a llevarle la tarta de fresa,ya echa por ella.En cuanto al señor Woolf y a la abuela me los imagino viviendo juntos , llevando una vida tranquila y siendo felices.

    ResponderEliminar
  8. La verdad yo me imaginaría que Sara llegaría a su lugar más esperado,La Estatua de la Libertad,estaba muy ilusionada .Allí estaba con Miss Lunatic y empezaron a visitar por dentro toda la Estatua de la Libertad,estaba hasta la bola de gente pero decidieron subir hasta los más alto, subiendo por las ecaleras para llegar a la planta superior,Sara perdió de vista a Miss Lunatic lo cuál no le preocupaba mucho porque ya había logrado su sueño y sabía que tarde o temprano lo encontraría,además que Miss Lunatic nunca le dejaría allí sola. Sara al subir hasta lo más alto miró por el balcón y abajo estaba Miss Lunatic,Sara no dudó en gritar y así lo hizo.Sara tenía vertigo y se empezó a marear,minutos más tarde cuando Miss Lunatic iba a rescatarla Sara se desmayó y se cayó al vacío.
    Justo antes de impactar con el suelo,Sara se despertó asustada mirando a todos los lados de su cuarto. Solo era un sueño convertido en pesadilla.

    ResponderEliminar
  9. Mario Fernández Sánchez 2ºA12 de abril de 2015, 4:10

    Yo pienso que el final del libro, sería que Sara Allen bajó a la alcantarilla y llegó a el interior de la Estatua de la Libertad. Allí sorprendida por el lugar y emocionada por la nota, se encuentra con Miss Lunatic. Sara, le pregunta que si se quedaría viviendo en aquel inhóspito lugar y ella afirmó.
    Después, la abuela volvería a estar enamorada del señor Woolf y este de ella. Así que con el tiempo se hicieron novios y la abuela se fue a vivir con él a Manhattan. Y por último Sara Allen será de mayor una persona culta porque seguiría leyendo libros, sería muy buena persona y también iría a visitar a la abuela en las vacaciones aportándole una tarta de fresa, hecha por Sara ya que ella aprendió a hacerla después de que los padres volvieran a Brooklin.

    ResponderEliminar
  10. Marta Vara González 2ºA12 de abril de 2015, 8:06

    Me imagino que Sara, al llegar a la estatua de la libertad, se encontraría a Miss Lunatic y después de besos, abrazos y cariños, se quedaría a vivir con ella un tiempo hasta comprobar si de verdad quería que fuera esa su vida, levantándose y acostándose viendo la Estatua. El señor Woolf se mudaría con la abuela, en la misma casa no pero en una cerca si, para poderse ver cuanto mas posible. Al tiempo de conocerse se casarían y cada uno vendería su casa para irse juntos a otra cerca de la casa de los padres de Sara, a Brooklyn, para poderla ver mas a menudo. Sara de mayor, se haría guía de visitas turísticas, pero no visitas normales, sino visitas por todo Manhattan, con increíbles aventuras como las que ha vivido ella, y las visitas no las daría ella sola, sino ella y su gran amiga Miss Lunatic. En cada visita pasarían por una tienda de pasteles de fresa que decide abrir Sara con su abuela. Visitaría a su abuela y al señor Woolf junto a sus padres tres veces en semana y siempre le llevaría un poco de tarta de fresa de su pastelería, con la receta mejorada incluso

    ResponderEliminar
  11. Yo pienso que Sara se encontrará en un cuarto donde se ve Nueva York perfectamente ya que ese cuarto estará en la estatua de la libertad,allí se encontrará con Miss Lunatic que vivirá allí.La abuela de Sara sigue enamorada del señor Woolf y por ello se mudará al edificio del señor Woolf,donde todas las semanas ira a verla su hija y su nieta.Sara tan aventurera como siempre cuando sea mayor ahorrara bastante dinero y mochila en mano se embarcará en un viaje recorriendo todo el mundo.Después de esta larga travesía trabajará como directora de ventas en la empresa del señor Woolf.

    ResponderEliminar
  12. Adriana Michel Sánchez Segura 2ºB12 de abril de 2015, 9:47

    Me imagino que la abuela de Sara y Mister Wolf acabarían juntos y casándose , que Sara acabía llendo a la estatua de la libertad y se encontraría con Miss Lunatic y acabarían visitando todo Manhatan. La madre de Sara se haría famosa por la tarta de fresa al darle la receta a Mister Wolf y dejaría su trabajo de cuidar ancianos para trabajar en su pastelería

    ResponderEliminar
  13. Ángela Zurera Quero 2ºA12 de abril de 2015, 9:56

    Me imagino al señor Woolf y a la abuela juntos, la abuela se iría a Manhattan a vivir con el señor Woolf y los padres de Sara se mudarían cerca de ellos para verse a diario. Miss Lunatic seguiría viviendo en la estatua que es donde realmente se siente feliz. A Sara me la imagino de estatura baja, muy lista, con la misma imaginación que cuando era pequeña y siendo escritora de libros infantiles. Cada sábado, Sara se pasaría por la estatua para visitar a Miss Lunatic y dar un paseo con ella, para compartir todo lo que se imaginaba y escribía en sus libros.

    ResponderEliminar
  14. Guzmán Muñoz Mediavilla "ºB12 de abril de 2015, 13:18

    Cuando echó la moneda , la llevó a un bosque . Tras mucho andar , Sara encontró una casa muy humilde donde se encontraba Miss Lunatic . Sara corrió hacia ella y se fundieron en un gran abrazo . Miss Lunatic le explicó que aquí no había reglas ya que podías hacer lo que quieras y mágicamente Miss Lunatic hacía tartas todos los días del mismo sabor de las que hacía su madre . A Sara le encantó este mundo y Miss Lunatic le invitó a quedarse , ella muy contenta aceptó .
    Pasaron muchos años y vivieron muy felices hasta que murió Miss Lunatic . Sara muy triste tuvo que regresar a casa . Echó la moneda por la alcantarilla y dijo ''Miranfú'' y le trajo al mundo normal donde no habían pasado apenas 3 días . Se fue corriendo a casa y estaban sus padres y les contó todo lo que había vivido en esa dimensión , no se lo podían creer .
    Sara no perdió la costumbre de llevar la tarta a su abuela pero esta vez , no estaba solo sino que era acompañada por Mister Woolf , que cambió su chip y ya no fue a por la receta de la tarta , ya que Sara se la llevaba casi todos los días .

    ResponderEliminar
  15. Alberto Ramírez Seco12 de abril de 2015, 13:20

    Sara encontró el cadáver de Miss Lunatic, quien pareció herir emocionalmente a Sara. Pero la vida debía continuar, y Sara sería ahora la custodiadora de la libertad. Y su primera decisión sería la de proteger el nuevo amor que se estaba forjando entre Mister Woolf y su abuela.

    ResponderEliminar
  16. Ángel Casado Gaviño13 de abril de 2015, 1:21

    El pasadizo condujo a Sara a la estatua de la libertad, donde se encontro con Miss Lunatic, las dos observaron lo maravilloso que es Manhattan al lado del inseparable carrito de Miss Lunatic. Mientras Mister Woolf y la abuela bailaban en aquel salón cuando de repente Woolf le pidió matrimonio y ella aceptó con mucha alegría. La abuela se puso aquel vestido verde y Mister Woolf se puso un traje azul, los dos, de la mano, salieron dirección hacia la iglesia y por el camino se encontraron con la madre de Sara y se enfadó al saber lo que quería hacer su madre pero la dejó ir con Mister Woolf. Sara contenta y eufórica, salió de la estatua de la libertad para ir al gran evento en la pastelería de Woolf.

    ResponderEliminar
  17. David Domínguez González 2ºA13 de abril de 2015, 8:32

    Yo creo que al final la abuela de Sara y Mister Woolf se casarían. Sara se mudaría y sería vecina de su abuela.Y Miss Lunatic la recogería el fin de semana y la llevaría a ver todos los rincones de Nueva York mientras que Sara le enseñaba a ella a hacer la famosa tarta de fresa.

    ResponderEliminar
  18. David Delgado 2ºA14 de abril de 2015, 0:19

    Me imagino que el señor Woolf seguiría ganando dinero y se olvidaría de la abuela,
    MIss Lunatic se aburriría y la llevarían a una residencia,donde contaría sus historias mientras juega al parchís,Y Sara teminaría siendo una encargada de la tienda de Edgar Woolf y le llevaría tartas de limón a su madre.

    ResponderEliminar