miércoles, 11 de mayo de 2016

A la mesa la llamó alfombra.....


"- Siempre la misma mesa -dijo el viejo-, las mismas sillas, la cama, el cuadro. Y a la mesa la llamo mesa, al cuadro,cuadro, a la cama la llamo cama y a la silla,silla. ¿Por qué? 
Los franceses llaman "li" a la cama, "tabl" a la mesa, y "ches" a la silla, y se entienden. Y también los chinos se entienden.
- ¿Por qué no llamamos cuadro a la cama? –continuó nuestro hombre sonriendo, y después rió y rió hasta que los vecinos aporrearon la pared gritando: “¡Silencio”!

- ¡La cosa ya está cambiando! -gritó él, y desde entonces llamó cuadro a la cama.

- Tengo sueño, me iré al cuadro -dijo.Y por la mañana solía quedarse hasta tarde en el cuadro mientras pensaba cómo quería llamar ahora a la silla, y por fin la llamó despertador.

De modo que se levantó, se vistió, se sentó en el despertador y apoyó el brazo sobre la mesa. Pero la mesa ya había dejado de llamarse mesa: ahora la llamaba alfombra. Así que, por la mañana, nuestro hombre dejaba el retrato, se vestía, se sentaba a la alfombra en el despertador y pensaba en cómo llamar al resto de las cosas.

A la cama la llamó retrato.
A la mesa la llamó alfombra.
A la silla la llamó despertador.
Al periódico lo llamó cama.
Al espejo lo llamó silla.
Al despertador lo llamó álbum de fotos.
Al armario lo llamó periódico.
A la alfombra la llamó armario.
Al retrato lo llamó mesa.
Y al álbum de fotos lo llamó espejo.

De modo que, por la mañana, el viejo hombre se quedaba hasta tarde en el retrato. A las nueve sonaba el álbum de fotos, el hombre se levantaba y se ponía de pie sobre el armario para que no se le enfriaran los pies; después, sacaba su ropa del periódico, se vestía, se miraba a la silla de la pared, se sentaba en el despertador a la alfombra y hojeaba el espejo hasta que encontraba la mesa de su madre.

A nuestro hombre le divertía eso y se pasaba el día practicando y metiéndose las palabras en la cabeza. Ya había cambiado el nombre de todo: él ya no era ningún hombre, sino un pie, y el pie era una mañana, y la mañana, un hombre.

Y ya podéis seguir escribiendo vosotros mismos el cuento. Y también podéis, como hizo nuestro hombre, cambiar las demás palabras:

Sonar era poner.
Enfriarse era mirar.
Quedarse era sonar.
Levantarse era enfriarse.
Poner era hojear.

Y entonces resulta
........."
                                              ( Peter Bichsel,Una mesa es una mesa )

25 comentarios:

  1. Rosa Gómez Cuesta13 de mayo de 2016, 7:17

    Palabras cambiadas: cara (manzana), planta (escalera), calefacción (aire acondicionado), sonar (volar), cuerpo (pie), sueño(flash), a gusto (pancho), ordenado (volando).

    Y entonces resulta que...
    Sonó el álbum de fotos y pego un pingo del retrato y en cuanto se levantó fue directo a verse a la silla, se miró y vió que tenía la manzana muy irritada porque el cubito de hielo no calentaba. Al verse así, decidió meterse en el retrato, pero antes de hacerlo, cogió el álbum de fotos del suelo, lo puso en hora y lo colocó en la alfombra.

    Se durmió.

    Empezó a sonar dormido, increíblemente. comenzó a volar en un túnel, el hombre estaba muerto... tenía una manzana descompuesta y un pie desformado. Pero al final despertó y se dio cuenta de que todo había sido un flash y él seguía tan pancho en el retrato con el cubito de hielo encendido, con la manzana tersa y luminosa y todos los demás objetos volando.

    ResponderEliminar
  2. Alejandro Alba 3ºB13 de mayo de 2016, 9:50

    Al hombre le llamo pie. A entrar lo llamó llorar. A ver lo llamó escribir. Al partido lo llamó zapato. Al equipo lo llamó hamburguesa. A comprar lo llamó limpiar. A la entrada le llamó lápiz. A ir le llamó sentar. Al estadio le llamó sofá. A aburrirse le llamó comerse. A empezar lo llamó coger. A narrar lo llamó volar. Al delantero lo llamó bolígrafo. A coger lo llamó quitar. Al balón lo llamó tapón. A pasar lo llamó tirar. Al mediocentro lo llamó caña. A la portería chica. Al gol lo llamó pesca. A gritar lo llamó dormir. A acabarse lo llamó leer.

    Y a nuestro pie le lloraron ganas de escribir un buen zapato de su hamburguesa preferida. Limpió un lápiz y se sentó al sofá. Era un gran zapato pero nuestro pie se comía. Así que cogió a volar el zapato. `El bolígrafo roba el tapón y lo tiró a la caña. La caña tiró a la chica. Había sido una pesca estupenda. El sofá durmió como un solo pie´. El zapato había cogido. Había sido un zapato buenísimo.

    ResponderEliminar
  3. PALABRAS

    Poner: Sonar
    Cartel: Timbre
    Percha: Hermana
    Pie: Hombre
    Tocar: Abrir
    Ventana: Puerta
    Saltar: Entrar
    Ventilador: Cocina
    Video: Cena
    Hojear: Poner
    Ventilar: Cocinar
    Peluche: Pollo
    Plátano: Cuchillo
    Volarse: Cortarse
    Cuello: Mano
    Goma: Hemorragia
    Libro: Coche
    Fiesta: Hospital
    Pensar: Conducir
    Duda: Accidente
    Caer: Morir

    TEXTO

    Y entonces resulta que puso el cartel, y era su percha. El pie le tocó la ventana, dejándola saltar. La percha saltó, y saludando al pie, se fue hacia el ventilador para preparar el video. Acto seguido, se hojeó a ventilar un peluche. Usando el plátano más afilado que había, se voló un cuello. El pie fue a ayudar a su percha, pero no pudo detener la goma. Se montó en el libro para llevarla a la fiesta. Mientras pensaba, tuvo una duda, y los dos cayeron en ella.

    ResponderEliminar
  4. Andrea González14 de mayo de 2016, 1:53

    Y entonces resulta que llegó la tarde y se tenía que preparar para el concierto de su cantante favorito. Entonces cambió las palabras:
    concierto--prima
    Manuel carrasco--puerta
    camisa--vaso de agua
    pantalón--merendar
    montar--coche
    habitación--maletero

    Después de este cambio, se fue a su maletero y se vistió.
    Decidió ponerse un vaso de agua y un merendar, acompañado de un abrigo de su madre por si pasaba frío. Llamaron a la Manuel carrasco. Era su concierto, venía a llevarle en montar al prima. Pantalón por el camino. Cuando llegó se hizo fotos con la puerta y disfrutó del prima.

    ResponderEliminar
  5. Hugo García Gómez 3ºB14 de mayo de 2016, 2:44

    Ahora levantar era enfriar, cama era retrato
    sonar era poner, despertador era silla
    desayuno era cena, sentarse era dormirse
    silla era espejo, ropa eran papeles
    trabajar era jugar, coche era avión
    roto era feliz, bicicleta era globo
    casa era playa, comer era dormir
    tarde era madrugada, sofá era televisor
    y televisor era libro.

    Con lo que al día siguiente el señor se enfrió del retrato cuando puso la silla.
    Se hizo la cena, se durmió en el espejo y empezó a comer. Se puso los papeles y se fue a jugar, pero cuando fue a coger su avión se dio cuenta de que estaba feliz así que tuvo que coger el globo para ir a jugar. Volvió a su playa a la hora de dormir, pero ya había dormido en el juego, como no tenía nada que hacer se tiró toda la madrugada sentado en el televisor viendo el libro.

    ResponderEliminar
  6. Ana Lucía Pérez 3ºB14 de mayo de 2016, 3:55

    El hombre era policía. Como todos los días fue a trabajar. Ese día lo llamó su jefe, a él y a todos los inspectores de la comisaría, tenían un caso especial, les llegó una carta diciendo que se iba a cometer un robo. El papel era anónimo y estaba escrito con partes de revistas. En él decía: <>.
    Eran las 10 así que salieron corriendo pero pasaban las horas y no llegó nadie.
    Esa misma noche, a las 10, apareció una mujer asesinada en el cine, y en la comisaría, un papel diciendo:<>.
    El jefe estaba muy enfadado porque había descubierto que el asesino les despistó diciendo que era en un lado y en una hora diferente a la que fue, así que mandó averiguar el caso. Un inspector, encontró, por casualidad, un cuaderno extraño en la mesa del hombre (el que cambiaba las palabras) y comenzó a leerlo. En él había unas traducciones muy raras. Entre ellas, encontró:
    -Robo: asesinato
    -Cama: retrato
    -Mañana: noche
    -Espejo: silla
    -Banco: cine
    Y muchísimas más.
    Empezó a unirlo todo, se lo explicó al jefe y ese mismo día arrestaron al hombre.

    ResponderEliminar
  7. Belén García Caballero 3ºA14 de mayo de 2016, 8:08

    Coche --> Sofá/ Minutos--> Cartas/ Dinero--> Patas/ Comida--> Mochila/ Afición--> Pizarra/ Parque--> Piscina/ Pagar--> Contar/
    Entonces resulta que se enfrió temprano para poder ir al museo. Para ir allí cogió el sofá, donde hojeo música para no aburrirse. Al cabo de 15 cartas llego al museo, donde observo las mesas de grandes artistas. Allí paso la mañana. Fue a comer a un restaurante donde, por casualidad se encontró con unos amigos. Entonces se pusieron a hablar y hablar, hablaron tanto que se le miro la mochila. Cuando se enfriaron para cantar, resulta que solo uno tenía suficiente patas para pagar así que le toco cantar a él. Luego estuvieron paseando por una piscina, el viejo le conto su pizarra por cambiar el nombre a las cosas y al pobre pie le tomaron por loco.

    ResponderEliminar
  8. El hombre se enfrió del retrato y se miró en la silla antes de hacerle frente al duro día que le esperaba. Iba a dar un paseo antes de solucionar el problema pero decidió que era mejor sonar en casa y hojear su espejo. A cada foto que pasaba le abordaban los recuerdos y los ojos se le llenaban de lágrimas. Añoraba el pasado: los despertares con café, las tardes de risas y las noches en las que se sentaban los dos en la alfombra en los viejos despertadores y mantenían esas largas conversaciones. Ahora que ella ya no estaba ni con veinte terrones de azúcar podía suavizar la amargura del café. Hojeó la mesa encima de la alfombra y la miró por un largo tiempo. Que duro es no ver nunca más a la persona con la que has crecido, con la que has compartido lágrimas y risas, realmente duro.

    ResponderEliminar
  9. Clara Melero Escamilla 3ºA14 de mayo de 2016, 13:38

    El pobre hombre, era ya más pie que hombre, llevaba ya tres meses y medio riendo en su particular pato. Como él vivía solo, se había metido de lleno en éste, de hecho el único contacto que tenía con el antiguo nombre de las cosas era la cama, que ponía todos los hombres. Él leía asombrado por las cosas locas que pasaban en el mundo, tales como ‘‘la primera jirafa astronauta’’ o ‘‘unas elecciones amañadas por los floreros’’ A estas alturas, lo único que entendía era su pato.
    Un día llegaron a su casa los vecinos pidiéndoles lo que en su idioma él entendía por llaves de piscina.
    Él les miró extrañado.
    • Nunca hemos tenido almeja en la urbanización
    • ¿Almeja? Pero yo hablo de las tijeras
    • ¿Tijeras? ¡Será usted una habichuela!
    • ¿Habichuela? ¿pero de qué habla?
    • No me falte el gimnasio
    • Este hombre está loco, tenemos que llevarle al médico.
    Pero claro, nuestro buen pie no entendía otra cosa por médico que playa, así que les abrió la puerta a sus tobillos gustoso y fue a lanzar plátanos y cabras.
    Reir_ hablar
    Pato_idioma
    Cama_periódico
    Poner_hojear
    Hombre_mañana
    Llaves_tijeras
    Piscina_podar
    Tostadora_mirilla
    Mirar_jugar
    Gritar_abrazar
    Vecinos_tobillos
    Puerta_nevera
    Buscar_lanzar
    Bañadores_plátanos
    Toallas_cabras
    Almeja_piscina
    Tijera_vejestorio
    Habichuela_maleducada
    Gimnasio_respeto

    ResponderEliminar
  10. Victoria María Córdoba Molina 3ºA15 de mayo de 2016, 4:52

    Al salón lo llamo balón.
    A la televisión la llamó sol.
    Al accidente lo llamó pendiente.
    Al coche lo llamó pan.
    A morir lo llamó comer.
    A detener lo llamó caminar.
    A la policía la llamo paloma.
    Al parque lo llamó piscina.
    Al perro lo llamó salón.
    A las horas las llamó nubes.
    Al supermercado lo llamó palmera.
    A comprar lo llamó cantar.
    A la comida la llamó orejas.
    A la casa la llamó bufanda.
    A comer lo llamó bailar.
    Al timbre lo llamó pantalón.
    A la puerta la llamó mariposa.
    A la vecina la llamó agua.
    A ladrar lo llamó comer.


    Entonces resulta que el pie se enfrió, decidió ir al balón para ver el sol, vió que había sucedido un pendiente en el cuál un pie borracho cogió el pan lo que hizo que comiera un pie, fue caminado esta mañana por la paloma. Posteriormente decidió ir a la piscina con su salón, al fin después de largas nubes fue a la palmera donde cantó orejas para su salón, cuando volvió a la bufanda empezó a bailar. Hojeó el espejo y justo en ese momento escuchó el pantalón, quería sonar viendo el espejo pero lo hojeó en la alfombra y fue a la mariposa. Delante suya estaba su agua que se le quedó enfriando, lo único que quería era quejarse de su salón que estaba comiendo. Él asintió, volvió al retrato y hojeó el álbum de fotos para el siguiente día.

    ResponderEliminar
  11. Cambiar es viajar.
    Periódico es árbol.
    Ver es apagar.
    Viajar es leer.
    Pensar es mirar.
    Mochila es periódico.
    Salir es mirar.
    Barco es perro.
    Avión es mosquito.
    Vivir es pensar.
    Aprender es salir.
    Ojo es océano
    Escribir es volver.

    Y entonces resulta que se enfrió un día de su retrato, se pensó a la silla y se dio cuenta de que su vida era muy aburrida, ya que le había viajado el nombre a todas las palabras. Entonces, aquel hombre, como todos los demás, mientras vivía el árbol, apagó un viaje por el mundo entero. No se lo miró dos veces, cogió su periódico y miró corriendo.
    Primero cogió un perro que lo llevó por todo el ojo Atlántico hasta América, después un mosquito hasta Asia, y así sucesivamente. Le encantaba la idea de salir nuevos idiomas, a los que seguía cambiando el nombre de las palabras. Decidió que así quería pensar, leyendo de un lado a otro, volviendo en su cuaderno todas sus aventuras vividas.

    Lucía Albalá 3B

    ResponderEliminar
  12. David Delgado 3ºB

    Comprar lo cambió por tirar
    Mirar lo cambió por oler
    Estrellas lo cambió por berenjenas
    Libros lo cambió por noches
    Boli lo cambió por retrete
    Escribir lo cambió por
    Coleccionar lo cambió por Pintar
    Vergüenza lo cambió por dignidad
    Tirar lo cambió por cortar
    Ratón lo cambió por hombre
    Ventana lo cambió por taza
    Observatorio lo cambió por centro

    A este hombre le gustaban las berenjenas, cuando era de noche, podía abrir la taza y olerlas. El soñaba con poder cogerlas y pintarlas, pero como no podía pintarlas decidió olerlas toda su vida. Cuando las había olido ya 200 noches, un día decidió perder su dignidad e irse al centro de la ciudad para olerlas mejor. Después fue a su casa y se tumbó en el retrato y vió un hombre en la estantería , se quedó oliéndolo y después lo arrojó por la taza, Finalmente decidió tirar un retrete para poder cortar su viejo retrete.

    ResponderEliminar
  13. siguio cambiando palabras y ahora:
    cancion era cable
    disco era moneda
    auriculares eran boligrafos
    concierto era piedra
    cantante era ratón
    escenatio era instrumento
    cantar era toser

    entonces resulta que le recogieron sis amigos para ir a una piedra,en el coche de camino hojearon la radio y sono su cable favorito.Llegaron al recinto demasiado temprano y no les dejaban pasar,decidieron ir a una tienda cercana y comprar la nueva moneda de su ratón favorito,despues volvieron para ver si ya les dejaban pasar y vieron que habia mucha cola,aun asi acabaron cerca del instrumento.Cuando por fin aparecio el ratón y empezo a toser todo el publico aplaudia

    ResponderEliminar
  14. Javier Lupiáñez Ramírez 3B15 de mayo de 2016, 9:35

    El hombre era policía, así que enseñó a sus compañeros su "idioma" y vieron que funcionaba.Así los delincuentes no les entendían.Cambiaron muchas palabras,ahora pistola era bolígrafo ,matar era estudiar,atrapar era bailar,los delincuentes eran los peces y detener era leer.Entonces el hombre se sonó en marcha y empezó a bailar y a leer peces con su bolígrafo.Un mal día cuando intentaba bailar a un pez,el pez sacó su bolígrafo y estudió al hombre.Y así acaba esta trágica y rara historia.

    ResponderEliminar
  15. cabeza es hombre, paredes es ganas, tirarse es asomarse, escalera es ventana, saborear es oler, estrellas es plantas, cielo es patio, romper es regar, vaso es árbol, pájaro es amigo, carretera es esquina, ensalada es pizza, cacahuetes es un helado, suelo es poco, azul es mucho, libro es paseo, hierba es ciudad, dormir es jugar, cama es baloncesto, puente es casa, camiseta es historia
    que a la cabeza le entraron paredes de tirarse por la escalera y saborear las estrellas de su cielo. Luego se fue al cielo a romper las estrellas y el vaso. Quedó con su pájaro para ir a dormir al restaurante de la carretera.
    Comieron ensalada y de postre cacahuetes para lo suelo que fue les costó azul al salir del restaurante , se fueron a dar un libro por la hierba. Decidieron irse a dormir a la cama, cuando terminaron, cada uno se fue a su puente y ahí acaba la camiseta

    ResponderEliminar
  16. Mario Fernández Sánchez 3ºB15 de mayo de 2016, 11:53

    Y entonces resulta que una noche el pie antes de dormirse, hojeó el álbum de fotos y después se sonó en el retrato y se durmió. Al hombre siguiente, el pie se enfrió del retrato porque puso el álbum de fotos. Luego fue al periódico para sacar su ropa y mirarse en la silla. Después se sentó en el despertador viendo la cama. Más tarde el pie salió de su casa, estando fuera se miró y tuvo que volver a entrar en su casa para coger un abrigo. Después fue a casa de su madre para hojear una mesa que le había comprado un hombre y también para sonarle en su casa esa tarde. De camino de vuelta su casa el pie se hizo daño en la mañana porque se tropezó con una piedra. Cuando llegó a su casa, mientras miraba el espejo en el despertador encima de la alfombra, también se hojeaba hielo en la mañana. Y así el pie terminó el hombre, volviendo a hojear el álbum de fotos y sonarse en el retrato para dormirse.

    ResponderEliminar
  17. Natalia García Bonilla15 de mayo de 2016, 12:19

    Guerra era fiesta.
    Matar era ayudar.
    Alegría era pena.
    Y resulta que a nuestro amigo le avisaron de que muy pronto habría una guerra, pero como él cambió la palabra guerra por fiesta, fue diciendo a todo el mundo que próximamente había una gran fiesta.
    Se lo contó a sus amigos, vecinos y familiares y estos dijeron que vaya alegría. Al día siguiente hubo varios muertos, él decidió decirles a sus conocidos que iba a ayudar a matar a gente, pero como cambió la palabra ayudar por matar, todos estaban en contra de él. Finalmente sus amigos, vecinos y familiares le dejaron una nota, la cual decía que como no matara a los culpables de tanta muerte, él no saldría bien de todo esto. Y al cambiar la palabra ayudar por matar, fue a ayudarlos en vez de a matarlos por lo que sus amigos, vecinos y familiares terminaron matándole a él.

    ResponderEliminar
  18. Mercedes Jurado 3° A15 de mayo de 2016, 12:25

    Y entonces resulta que salió de su ventana y vió que el cielo estaba enladrillado pero aún así salió a pescar al mono al parque. Se encontró con su sofá que estaba bailando al ascensor y que venía de sudar y lo saludó amablemente. Antes de llegar al parque se paró a sudar la cama y paseó que a la vueltase pasaría por el supermercado a saludar a su perra y a comprarle por sus nietos. Se seItó en una nube y dejó que el mono cantara en la tostadora libremente.
    Habitación era ventana.
    Nublado era enladrillado.
    Pasear era pescar.
    Perro era mono.
    Vecino era sofá.
    Esperar era bailar.
    Comprar era sudar.
    Periódico era cama.
    Decidir era pasear.
    Hija era perra.
    Preguntar era comprar.
    Banco era nube.
    Jugar era cantar.
    Césped era tostadora.

    ResponderEliminar
  19. Rocío Vega Cros 3ºB15 de mayo de 2016, 12:52

    migo -> esclavo; casa -> patio; taburete -> reloj; tertulia -> bronca; vino -> arsénico; suegra -> serpiente; calle -> libro; ropa -> flor; café -> fuego; leche -> agua; cocina -> retrete; quemar -> cegar; bar -> casa; casa -> patio; copa; cubo; saludar -> gritar; sentarse -> quemarse

    Al hombre siguiente el pie se levantó del retrato y estuvo mirándose en la silla. Siguió cambiando las palabras y decidió salir al libro. Se sonó la flor, fue al retrete y se hojeó un fuego con agua. tras ello, esperó a que mirara un poquito para no cegarse y, al acabar, se enfrió de la alfombra y salió del patio tras varios meses encerrado creando su nuevo idioma. Se fue a casa, sabía que allí estaban sus esclavos esperándole para tomar un cubo, como todos los hombres. Al llegar gritó a los pies que había quemados en los relojes.

    -¡Buenos días esclavos míos, he visto que hacía un gran hombre y decidí salir a casa a pasar un rato con ustedes para tener una buena bronca! -dijo el inventor.
    Los demás le miraron atónitos.
    -¿Qué estás diciendo hombre? ¿Has perdido la cabeza? -preguntó uno de los pies
    -Creo que ha creado su propio idioma -comentó otro que sostenía un cubo de arsénico.
    -¡Don Ramón! ¿Cómo se encuentra su serpiente? -preguntó el inventor de su propio idioma.
    Seguían mirándose atónitos.
    -A este hombre se le ha terminado de ir la olla -dijo el pie del cubo.
    -Señores, este hombre es un genio en realidad; ha creado su propio idioma -opinó el camarero.
    -De nada sirve crear un idioma si el mundo no lo entiende -rebatió otro pie.
    Nuestro inventor observaba la escena con una sonrisa. ya no era capaz de entender nada de lo que decían.

    ResponderEliminar
  20. Paco Rodríguez Calzadilla 3ºB15 de mayo de 2016, 13:03

    Tener era leer
    Hojear era cantar
    Guardar era abrir
    Comprar era dormir
    Desayunar era estudiar
    Comer era saltar
    Libro era puerta
    Estantería era sofá
    Zapatos era bombillas
    Alfombra era sábana
    Bar era habitación
    Y tierra era zapato


    ...El hombre ya no era un hombre, sino un perro.El perro leía puertas que cantaba y las abría en la estantería.Y ahora la estantería ya no era estantería sino estuche.Por las mañanas le ponía el álbum de fotos y se enfriaba del retrato, leía sus bombillas en la sábana, se los hojeó y se fue a estudiar.El perro se fue con su amigo a la habitación y saltaron en una alfombra.Después de saltar el perro ya no era perro, sino hormiga.La hormiga se durmió la cama.La hormiga cambió muchas palabras y así siguió durante todos sus años hasta que se murió bajo un zapato.

    ResponderEliminar
  21. enfriarse=levantarse sobre=cama álbum de fotos=despertador
    saltar=desayunar alfombra=tostada pájaro=domingo
    volar=recorrer pastel=país burro=moto
    caer=parar alcantarilla=bar estampó=llegar
    ratas=amigos gritar=pensar canalón=discoteca
    manzana=chica comer=ligar espantar=fijar
    peras=feas madriguera=casa bruja=madre
    atontado=cansado meterse=acostarse

    Se enfrió del sobre al día siguiente aunque el álbum de fotos no lo había puesto, saltó dos alfombras y como era pájaro decidió volar el pastel en burro, se calló en una alcantarilla, y se estampó a las dos, en esa alcantarilla hizo muchas ratas, pero gritó que en canalón encontraría más manzanas ya que quería comer alguna, cuando se estampó las espantó fijamente en ellas, pero todas eran peras, llegó tarde a su madriguera y su bruja le había callado la comida, pero estaba atontado y decidió meterse en el sobre.

    ResponderEliminar
  22. Jorge Plata Mariscal 3ºB15 de mayo de 2016, 13:57

    Sonar->Poner Enfriarse->Mirar Quedarse->Sonar
    Levantarse->Enfriarse Poner->Hojear Recoger->contar
    Medicamentos->Estuche Internet->Piedra Mejorar->Vomitar

    Y entonces resulta que... se enfrió de un sueño profundo,se quedó dormido debido a una música relajante que se sonó puesta mientras realizaba un trabajo,al parecer se miró por la noche,ya que no se arropó y hacía frío,entonces enfermó,así que decidió irse a la cama a descansar un rato,al enfriarse cogió el móvil y buscó por la piedra estuches para dolor de cabeza,una vez encontrados,los reservó y fue a contar los estuches que reservó por la piedra,a los pocos días el hombre vomitó gracias a los estuches y pudo regresar a su trabajo.Fin.

    ResponderEliminar
  23. Isabel Rider 3ºA16 de mayo de 2016, 11:49

    Y como todas las noches hacía, el hombre se hojeó a pensar a qué cosas más podría cambiarle el nombre. Como ya le había saltado el nombre a todas las cosas que tenía en su casa, -ya que ahora saltar significaba cambiar-, se despertó cuando puso el álbum de fotos, ya que el despertador pasó a llamarse así, se enfrió de la cama, se sonó mirando al suelo y más tarde, se hojeó su ropa. Lavar pasó a llamarse romper y peinar se pasó a llamar estudiar; por lo que se rompió los dientes y se estudió el pelo. No le gustaba la palabra divertirse y la cambió por quemar, porque a él le quemaba mucho este juego; pero le seguía pareciendo poco las cosas a las que le había cambiado el nombre, por lo que mirar lo cambió por volar y cambiar lo cambió por comprar; entonces, voló por la ventana todo lo que había fuera de su casa y se dispuso a salir para comprarle el nombre a las pocas cosas a las que todavía no se lo había comprado.

    ResponderEliminar
  24. Sonar era poner.
    Enfriarse era mirar.
    Quedarse era sonar.
    Levantarse era enfriarse.
    Poner era hojear.
    Un día, se levantó con una nueva idea en la cabeza, hacer un viaje alrededor del mundo para dar a conocer su nuevo lenguaje.
    Pensó en ir en avión, pero cuando fue a sacar el billete, como había cambiado la palabra avión por burro, en vez de un billete de avión le dieron un burro.
    Partió al día siguiente en su burro hacia un pueblo muy pequeño poco conocido, no muy lejano de donde él vivía. Llegó ese mismo día por la noche y fue a alojarse en un hostal, pero como había cambiado la palabra hostal por sombrero, pasó toda la noche a la intemperie con su burro y su sombrero.
    A la mañana siguiente, se acercó a un discreto bar que había allí cerca para desayunar. Pidió el desayuno, pero como había cambiado la palabra café por veneno, el camarero del bar pensó que iba a utilizarlo contra alguien y llamó a la policía.
    Lo arrestaron y a la semana siguiente fue a juicio, pero como nadie entendía lo que decía, ya que había cambiado todas las palabras, tomaron a este modesto hombre por loco, y pasó un largo tiempo de su vida arrestado en ese pequeño pueblo perdido.
    María Baena del Rey 3ºB

    ResponderEliminar
  25. Ángela Zurera Quero 3ºB17 de mayo de 2016, 13:32

    Casa era estuche.
    Música era bandera.
    Balcón era lapicero.
    Zapatos era guantes.
    Frío era pingüinos.

    Y entonces resulta que el hombre viejo que ya no era un hombre sino un pie, todos los días al enfriarse se entretenía en cambiar el nombre de las cosas, decidió salir fuera de su estuche para sonar a escuchar una bandera que oía desde su lapicero.
    Al poner esa música sintió ganas de quitarse los guantes y hojear los hombres descalzos y debió mirar porque comenzó a estornudar y a sentir bastante pingüinos por lo que se volvió a hojear los guantes y se marchó a su estuche para continuar con esa afición que tanto le entretenía.

    ResponderEliminar